Hola, ¿qué tal?:

Me ha costado, pero aquí estoy de nuevo en la Latinoamérica de venas abiertas. ¿Quién me lo iba a decir a mí? Con lo a gustito que yo estaba en mi Málaga querida (a ratos, como todo en la vida). Y esta vez en Perú. O  mejor dicho, en Lima. Porque no es lo mismo Lima que Perú.

Dado que última y asombrosamente  he devenido maruhacker, y que algunas personas me han pedido que envíe más correos personales y menos spam político-festivo, he decidido emprender este experimento ego-informativo, y a ver qué sale.

Espero ser amena y no resultar de interés general. Pero sobre todo espero sentirme acompañada por vosotrxs para no echaros tanto de menos (lo mismo que antes os echaba de más), y sentirme libre en este campo al que no se le pueden poner puertas que es internet.

Muak¡